You Are Viewing

A Blog Post

“El conocimiento que existe en Cantabria del sector nuclear es enorme”

María Vega, presidenta del Clúster de la Industria Nuclear de Cantabria, está convencida de que el sector continuará presentando grandes oportunidades de negocio en los próximos años, bien por la construcción de nuevas centrales, el desmantelamiento de las antiguas o la investigación en los nuevos sistemas de fusión. Las empresas cántabras, asegura, están en condiciones de aprovechar esos nichos de mercado, algo a lo que cree que puede contribuir de forma decisiva la actividad del clúster.

Una entrevista de Cristina Bartolomé

El Clúster de la Industria Nuclear de Cantabria (CINC) se creó en 2016, es por tanto un organismo joven pero que ya ha dado pasos importantes en sus objetivos de hacerse visible a nivel internacional, buscar oportunidades de negocio y facilitar la formación. También tiene como objetivo la permanente actualización tecnológica para que sus socios puedan dar respuesta a los nuevos retos. A nivel nacional el sector nuclear genera 27.500 puestos de trabajo de alta cualificación y aporta 28.000 millones al producto interior bruto nacional, cifras a las que Cantabria hace una aportación significativa gracias sobre todo a la presencia en la región de la fábrica de Equipos Nucleares SA SME (ENSA), tanto por la actividad que genera como por los proveedores con los que cuenta. Como no podía ser de otro modo, ENSA tiene un protagonismo indiscutible en el CINC, y es su directora de Desarrollo de Negocios, María Vega, la presidenta del clúster nuclear cántabro. Fue la primera becaria del COIE de la Universidad de Cantabria que empezó en Ensa. Y se quedó, de hecho, son ya 22 años los que lleva en esta empresa participada al 100% por la Sociedad Española de Participaciones Industriales, la SEPI. Con María Vega hablamos del clúster cántabro, de los retos de la industria nuclear y de las posibilidades que las empresas cántabras tienen para hacerse un hueco en este sector.

P.- ¿Cómo ha materializado hasta ahora sus objetivos el Clúster de la Industria Nuclear de Cantabria (CINC)?
R.- El clúster es bastante joven, lo dimos de alta en 2016, aunque ya antes fijamos su plan estratégico. Hemos ido avanzando poco a poco, teníamos tres pilares, la promoción comercial de las empresas, la formación y la colaboración entre las empresas que lo forman. Somos empresas y lógicamente va inherente a nuestro ser el buscar oportunidades comerciales. Por ello hemos estado ya en un número importante de ferias, asistimos a la World Nuclear Exhibition de París en 2016 y este año repetimos. En 2017 estuvimos por primera vez en la feria de desmantelamiento británica y pensamos continuar. Además seguimos intentando fijar alianzas con clústeres internacionales que nos puedan ayudar a fijar alianzas con empresas a las que ellos clusterizan: en 2017 hemos cerrado un acuerdo con el Britain’s Energy Coast Business Cluster, muy importante dentro del Reino Unido. Nos han invitado a un evento muy importante que se celebra en abril, en Cumbria, y empezaremos los primeros contactos con las empresas británicas y esperamos encontrar vías de colaboración que nos den más presencia comercial.

P.- Teniendo en cuenta que ENSA es la empresa más veterana, y la mayor dentro del clúster, ¿no existe el riesgo de que pueda eclipsar a las otras empresas del clúster?
R.- No se trata de que ENSA eclipse a nadie. La presencia de ENSA en el clúster se vio como una oportunidad, porque al ser la mayor empresa que hay en Cantabria en el sector nuclear, y que además somos 100% nucleares, podríamos hacer de motor. Por nuestras características, probablemente somos los que podemos llegar primero a esas oportunidades de mercado o a intentar mover el clúster en el mercado internacional. Nuestras actuaciones, desde CINC, van siempre dirigidas a poner en valor las capacidades de las empresas de Cantabria, y entendemos que poder movernos conjuntamente es la vía más interesante para acometer este mercado, y en ello estamos.

P.- ¿El clúster está abierto a otras empresas?
R.- Completamente abierto, damos la bienvenida a cualquier empresa que esté trabajando actualmente en el sector nuclear, sea cual sea su dedicación a este sector dentro de su portfolio. De lo que se trata es de que aumenten esa participación. Seguimos valorando la posibilidad de que alguna empresa más que ya se nos ha acercado pueda entrar, pero al final son los socios los que confirman esta adhesión. Sin embargo nunca ha habido ningún problema, al contrario, estamos muy abiertos a poder sumar.

P ¿Cómo puede ayudar el clúster a las empresas a acceder a nuevos mercados tanto geográficamente como en cuanto a nuevos nichos de negocio? ¿Cómo es la gestión del clúster en eventos y ferias internacionales?
R.- Trabajamos para conseguir que podamos ir a ferias internacionales. A veces hay empresas pequeñas para las que es muy complicado acudir, con lo que  el clúster se convierte en una vía para aglutinar esfuerzos, y propiciar la presencia de las empresas allí donde hay oportunidades comerciales. Siempre se puede ayudar a la proyección de las empresas cuando hay una oportunidad comercial. Desde el clúster gestionamos todo lo relativo al stand y al evento al que vamos, pero luego es cada empresa la que decide si va a tener presencia o no la va a tener, ellos evalúan el interés que tienen en ese mercado en concreto.

P.- ¿Y si una empresa no acude?
R.- Nuestro merchandasing, nuestros folletos, nuestras acciones promocionales, incluyen información por el clúster completo. Lógicamente para todos los miembros del clúster no es fácil explicar lo que hace o lo que es otra empresa, pero si alguna no acude y detectamos interés por ella, recogemos las inquietudes de las empresas que nos transmiten ese interés y las ponemos en contacto.

revista cantabria negocios revista economica de cantabria reportajes informacion economica cluster industria nuclear cinc entrevista maria vegaP.- ¿Las empresas del clúster pueden llegar a competir entre ellas?
R.- Se puede dar ese caso. Pero lo que se busca en estas oportunidades que identificamos es que, más que competir, podamos asociarnos y sumar esfuerzos. Siempre hay una forma de poder compatibilizar y compartir esa fabricación que puede resultar de los contactos. Hasta la fecha tengo que decir que no hemos tenido ningún malestar entre empresas. De cualquier modo, hay que ser capaz de poder mostrar a las empresas que sumando capacidades pueden llegar a aprovechar las sinergias que se generan y eso puede redundar en beneficio de todos. El clúster es un ente de cooperación y quien se asocia ya tiene esta mentalidad.

P.- En este momento en el que se aboga por las energías renovables, ¿qué futuro le augura a las centrales nucleares?
R.- Eso es difícil de predecir, existen demasiadas incógnitas y condicionantes. Pero desde el sector nuclear junto a la Sociedad Nuclear Española y el Foro de la Industria Nuclear Española sí que entendemos que en el mix energético hay cabida para todas las fuentes. Están muy bien las energías renovables, por supuesto que son una alternativa interesante, pero no sola ya que de momento no solucionan las necesidades del mercado; no es una energía de base. La nuclear sí lo es, y además libre de emisiones de CO2, y por tanto una alternativa muy interesante para cumplir los objetivos del protocolo de Kioto.

P.- ¿Llega a influir en el día a día de las empresas del sector ese ambiente internacional a favor de las energías renovables y el cuidado del medio ambiente?
R.- Sí influye porque el negocio no es sencillo. Ahora en Europa Occidental hay solo tres centrales en construcción, lo cual quiere decir que las oportunidades son pocas, y no son fáciles. Pero realmente el clúster se creó pensando que hay oportunidades de futuro. En España estaba el Almacén Temporal Centralizado de Residuos Nucleares, y en Europa por ejemplo tenemos la nueva instalación del reactor de fusión ITER. Todos esperamos que esto nos dé muchas oportunidades en los próximos años.

P.- Visto como están las cosas, podría pensarse que buena parte de la actividad que se espera en los próximo años será la relacionada con el desmantelamiento de las centrales que alcancen el final de su vida útil.
P.- Es cierto que ahí hay muchas oportunidades, y también es algo que nos interesa. Pero también hay planes para construir nuevas centrales. Inglaterra, por ejemplo, tiene solo una central en construcción, pero cuenta con planes para construir nuevas centrales, con lo cual todo esto sigue vivo. Países como Arabia Saudí o como Emiratos Árabes Unidos, que está trabajando en su consolidación energética, están también apostando por la energía nuclear y de hecho están ya construyendo nuevas centrales. Para nosotros es pronto para que nos lleguen encargos desde esos mercados, porque no somos diseñadores, tecnólogos, de una planta nuclear, sino fabricantes de componentes y suministradores de servicios a Planta, pero en cuatro o cinco años podremos tener oportunidades allí.

P.- China es un país con una altísima y creciente demanda de energía.
R.- Es un mercado importantísimo. Tiene mucha extensión, mucha población y un plan industrial al que tienen que aportar soluciones para abastecerse de energía. Tienen planes de construcción de nuevas nucleares impresionantes y se ha desarrollado mucho tecnológicamente. Y hay otros mercados muy interesantes: Argentina,  Chile y Bolivia se plantean nuevas centrales, y parece que la oportunidad más cercana puede ser Argentina. También Brasil, y Corea del Sur, a la que vemos como una oportunidad para nosotros. Por su parte, Estados Unidos sigue con su carrera nuclear, y siempre es una oportunidad, difícil pero oportunidad y nuestra experiencia en el mercado nos sitúa en una posición privilegiada.

P.- Mencionaba antes el ITER, que invertiga la posibilidad de contar con una energía nuclear que no genere residuos radiactivos. ¿Cómo valora ese campo de trabajo y esa oportunidad de negocio? 
R.- El ITER de Francia es una oportunidad muy interesante, pero no solo por el ITER mismo, sino por los ITER que pueda haber en un futuro. Es muy interesante por la visibilidad de futuro que te da, nos obliga a estar en la cresta de la tecnología porque todos los equipos que se van a utilizar allí son de nuevo desarrollo, no hay  nada convencional. Los hemos diseñado nosotros, a veces apoyándonos en otras empresas colaboradoras.

P.- Más allá de ENSA, ¿las empresas cántabras del clúster pueden acudir a estos  mercados tan complicados y de tan altos requerimientos tecnológicos y técnicos?
R.- Claro, ese es el objetivo. Por ejemplo y por lo que se refiere a Reino Unido,que es nuestro primer objetivo en el mercado internacional, ya hay empresas del clúster que están trabajando allí, aunque no en el sector nuclear todavía, que es donde vemos la oportunidad de crecimiento. El objetivo es que vayan introduciéndose. Ya hay empresas del clúster que están compitiendo en el mercado internacional nuclear, con lo cual todo esto no es completamente nuevo para ellas.

P.- Dice que el desmantelamiento de las centrales obsoletas significa un nicho de negocio importante, ¿el desmantelamiento de la central de Garoña es también una oportunidad? 
R.- Tristemente para todos, Garoña es una central que ha cesado su actividad antes incluso de finalizar su vida útil. Es cierto que ahora se presenta la siguiente oportunidad, que es la del desmantelamiento. Una oportunidad triste, porque nos habría gustado que siguiera funcionando, pero efectivamente es una posibilidad de negocio para las empresas del clúster. La adjudicación de estos  trabajos se hará a través de concurso público, con lo que la competencia será importante. Este año saldrán quizás las primeras licitaciones, pero es un proceso que puede durar muchos años.

P.- ¿Están las empresas de Cantabria preparadas para estos proyectos?
R.- Dentro del clúster hay empresas más maduras y otras menos, pero el conocimiento que existe en Cantabria del sector nuclear es enorme. Tenemos empresas dedicadas a la ingeniería que están trabajando y compitiendo en el sector nuclear, tenemos fabricantes, empresas de inspección, de software para centrales nucleares así como empresas que hacen montajes y servicios en campo. Tenemos presencia en toas las áreas de trabajo que puede demandar una central nuclear, y además con empresas que tienen una experiencia bastante importante. A esto hay que sumar la aportación importantísima de la Universidad de Cantabria y del Centro Tecnológico de Componentes, indispensable para poder ayudarnos en todo lo que es innovación, otro de los grandes objetivos del clúster.

P.- ¿Es necesario un pacto de Estado sobre materia energética en España?
R.- No solo aquí en España, sino en cualquier país, y no solo a nivel energético, que es muy importante, sino también a nivel industrial, es necesario saber hacia dónde tenemos que derivar nuestros esfuerzos dentro de las empresas. Por ejemplo, en desarrollo tecnológico e innovación debemos saber en qué tenemos que invertir para poder llegar a buen fin. Pero son temas que se nos escapan a nosotros, son políticas nacionales que de momento es difícil que lleguen hasta un clúster que es local, como el nuestro. El Foro Nuclear y la Sociedad Nuclear Española, que engloba a todo el sector a nivel nacional, son los canales para impulsar la opinión del sector.

P.- ¿Vamos desacompasados en España con respecto a otros países en materia energética?
R.- Cada país tiene que tomar la decisión sobre cuál es su estrategia energética y tiene que decidir sobre ella. Reino Unido, por ejemplo, ha decidido ir hacia la energía nuclear y también tiene sus propios condicionantes, ya que es una isla. Tiene muchos planes, aunque también va muy despacio. En todo caso tiene unos objetivos claros, que pasan por potenciar la energía nuclear. Respecto a su pregunta, no creo que vayamos desacompasados, cada país tiene su ritmo, tiene sus  necesidades, y toma sus propias decisiones. Personalmente me gustaría que tuviéramos unos planes de construcción de centrales nucleares enorme, pero es algo que tendrá que decidir el Ministerio.

 

Leave a Reply