You Are Viewing

A Blog Post

Curso nuevo, universidad nueva

Con una inversión de 16,5 millones de euros, capacidad para 2.000 alumnos y una plantilla de 200 trabajadores, la Universidad Europea del Atlántico ultima todos los detalles para abrir sus puertas el próximo mes de septiembre. El proyecto, que llega de la mano de la Fundación Universitaria Iberoamericanca (Funiber), enriquecerá la oferta académica de la región con 14 nuevos grados, 16 másteres universitarios, dobles titulaciones y distintos títulos propios.

Publicado por Jesús García-Bermejo Hidalgo @chusgbh. Fotos Nacho Cubero.
Públicado en febrero 2014.

En uno de los edificios de la calle Albert Einstein, en pleno Parque Científico y Tecnológico de Cantabria (PCTCAN), se encuentra un bajo comercial de apenas 140 metros cuadrados desde el que se está gestando el embrión de la que será la nueva institución académica con la que contará la región a partir del próximo mes de septiembre. Entre sus paredes, 10 profesionales trabajan arduamente a jornada completa para desarrollar las áreas de desarrollo y calidad, admisión, comunicación, contabilidad y laboral, becas y alumnos, rectorado y secretaría general de la futura Universidad Europea del Atlántico (Uneatlantico), la cual se ubicará en una gran parcela a escasos metros de las actuales instalaciones.

La idea es que este equipo pueda ir regulando desarrollo de un centro que deberá estar funcionando en el inicio del curso académico 2014-2015. De hecho, a día de hoy son muchas las labores que aún quedan por realizar. Por lo pronto, se ha abierto ya el proceso de preinscripción de los alumnos, ha comenzado a realizarse la selección de personal no docente, se está desarrollando todo el sistema informático, lo que incluye el campus virtual con el que podrán contar los estudiantes y el sistema de matrículas, y se ha iniciado una importante campaña de difusión para dar a conocer la oferta y características de la entidad, ya sea a través de inserciones publicitarias, apareciendo en medios de comunicación o asistiendo a ferias del sector, como la reciente Unitour. Y es que hablamos de un proyecto especialmente complejo, cuya inversión total asciende a 16,5 millones de euros y que generará 200 puestos de trabajo directos.

Las cifras

La nueva universidad llegará de la mano de la Fundación Universitaria Iberoamericana (Funiber), grupo promotor del centro, que aportará el inmovilizado material y las infraestructuras, inversión que se amortizará a largo plazo. De hecho, desde que se fundase en Barcelona en 1997, Funiber se ha enmarcado dentro del mundo universitario y de la formación mediante convenios y proyectos de diversa índole, ámbito en el que cuenta con una red académica y profesional con presencia en 25 países de todo el mundo, en la que participan 45 universidades europeas y latinoamericanas, empresas y organismos de renombre internacional.

Precisamente, es el propio edificio en el que se ubicará la futura institución académica el que se ha llevado la mayor parte de la inversión realizada hasta la fecha, en torno a 14,5 millones de euros. No en vano, hablamos de una infraestructura de 16.500 metros cuadrados cuyas obras, llevadas en su totalidad por empresas cántabras –al igual que las de la actual oficina de admisión–, deberán estar finalizadas antes de la conclusión del mes de agosto. Por lo pronto, los plazos previstos se están cumpliendo y, actualmente, se ultima la estructura externa de la construcción, fase que, tras concluirse a cierre de febrero, dará paso a los trabajos en el interior.

Al margen de la aportación de Funiber, la Universidad Europea del Atlántico obtendrá buena parte de sus ingresos de las tasas de matrícula. En este sentido, desde el futuro centro se estima que en el primer año de actividad habrá entre 400 y 450 estudiantes distribuidos en los 14 grados que se ofertarán, unos 30 por grado, aunque a cuatro años vista, cuando la entidad esté funcionando a pleno rendimiento, la capacidad será de 2.000 alumnos.

De acuerdo al estudio de mercado levado a cabo, en una primera fase se pretende que el 60% de los matriculados sean de Cantabria y el 40% restante procedan de regiones limítrofes. Más adelante, en una segunda etapa, el objetivo es llegar al alumnado nacional, momento en el que Uneatlantico pondrá en marcha los postgrados y títulos propios. Finalmente, en una última fase, cuando el centro este al máximo de su capacidad, el objetivo es que el 20% de los estudiantes sean de procedencia extranjera, especialmente de Iberoamérica.

Las tasas de matrícula de los alumnos –no hay que olvidar que la futura universidad tendrá carácter privado– se destinarán a financiar los gastos variables de la institución académica, fundamentalmente los recursos humanos, lo que se amortizará en el corto plazo. En total, 200 profesionales entre los que se incluyen perfiles de muy distinto tipo, un equipo encabezado por Rubén Calderón Iglesias, rector del centro que llegó al cargo en diciembre y que ya se encuentra desarrollando diversas funciones en la oficina de admisión. “Entre el 70 y el 80% de nuestros gastos futuros se destinarán al abono de nóminas, porque para un centro como el nuestro los recursos productivos son nuestras instalaciones y la plantilla. Las universidades no somos empresas al uso, y prueba de ello es que no hay muchas compañías que para cubrir un presupuesto de 10 millones de euros necesiten 200 trabajadores”, asegura.

A día de hoy, aún no se ha iniciado el proceso de selección de personal docente e investigador, lo que tendrá lugar en marzo, pero sí el de las áreas de administración y servicios, y la respuesta recibida, según aseguran desde la propia universidad, ha desbordado todas las previsiones. Sin ir más lejos, una oferta de trabajo para el departamento de contabilidad colgada en un conocido portal de empleo habría generado en solo 4 días más de 1.100 solicitudes, dato que habla de la complejidad de un proceso que ha de emprenderse en un momento en el que los índices de paro rozan su máximo histórico en el país.

En lo que se refiere al profesorado, la universidad ya cuenta con un plan de organización docente para ir abarcando las distintas necesidades formativas, aunque en este caso la dificultad es aún mayor, ya que a la habitual selección de currículos hay que añadir las exigencias que marca la ley, que establece que el 50% de los elegidos han de ser doctores en la materia, el 30% reconocidos por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca) y el 70% han de estar contratados en régimen de exclusividad. “Somos muy conscientes del momento en el que vivimos y uno de los objetivos fundamentales que nos hemos marcado es ser lo más transparentes y claros a la hora de realizar las contrataciones. Por eso, habilitaremos una pestaña en nuestra página web en la que se publicarán las ofertas que se convoquen y el formato de currículum requerido –afirma el rector del centro–. Para nosotros es esencial lograr formar un equipo humano del máximo nivel, y para ello contrataremos a los mejores, sean de donde sean. Es cierto que, en igualdad de condiciones, optaremos antes por un profesional de Cantabria, pero no por favorecer, sino por puro pragmatismo: si una persona ya reside aquí, es más probable que tenga la intención de continuar en ese puesto el mayor tiempo posible, mientras que alguien de fuera siempre estará pendiente de que le salga alguna oportunidad en su tierra, como es lógico”.

Modelo y oferta

Si todo marcha según lo previsto, en septiembre de este año Uneatlantico abrirá sus puertas con el primer curso de cada uno de los 14 grados que se pondrán a disposición de los estudiantes. Sin embargo, cuando el centro esté a pleno rendimiento ofertará, además, 16 másteres universitarios, dobles titulaciones y distintos títulos propios.

Así, las instalaciones que actualmente están en plena construcción contarán con tres grandes torres, en las cuales su ubicarán tres centros: la Facultad de Ciencias de la Salud, la de Ciencias Sociales y Humanidades y una Escuela Politécnica. En esta última se ofertarán cinco títulos de máster y los grados de Ingeniería de las Industrias Agrarías y Alimentarias, Ingeniería de la Organización Industrial e Ingeniería Informática. En la rama sanitaria será posible matricularse en tres máster y en los grados de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, Nutrición Humana y Dietética y Ciencia y Tecnologías de los Alimentos. Finalmente, ciencias sociales contará con ocho títulos de máster y otros tantos de grado: Administración y Dirección de Empresas, Psicología, Ciencias Políticas y de la Administración, Lenguas Aplicadas, Traducción e Interpretación, Periodismo, Publicidad y Relaciones Públicas y Comunicación Audiovisual. “Antes de iniciarse siquiera el proyecto, se realizó un detallado estudio de mercado que dejaba claro que Cantabria tenía espacio para una universidad de naturaleza privada, dado que no existen muchas en la zona norte del país, y en el que se proponían una serie de títulos académicos a ofertar. Existía el compromiso de no solaparnos con ninguna de las titulaciones que actualmente ofrece la Universidad de Cantabria, y eso lo combinamos con aquellas carreras que mayor demanda tuviesen y que no abundasen en la zona. Las solicitudes de información recibidas hasta el día de hoy confirman lo apuntado, y todos los grados están generando gran interés, con especial protagonismo de Periodismo, Psicología, Actividad Física en el Deporte e Ingeniería en la Organización Industrial”, cuenta Rubén Calderón Iglesias.

Como no podría ser de otra manera, dado que la oferta académica planteada está adaptada al Espacio Europeo de Educación Superior y, por tanto, al tan mentado Plan Bolonia, se apuesta por un modelo pedagógico presencial, muy orientado a la práctica, siguiendo pautas anglosajonas por las que los alumnos realizan labores propias de su profesión desde el primer curso, creando entornos laborales reales en el mismo campus con instalaciones adaptadas al efecto.

Así mismo, de acuerdo a las exigencias de un planeta cada vez más globalizado, el inglés también formará parte esencial de los planes de estudio de todos y cada uno de los grados ofertados, con cuatro asignaturas de inglés a lo largo del periodo formativo y entre dos y cuatro materias impartidas en su totalidad en este idioma. El objetivo es que todos los graduados salgan del centro con un nivel C1.

Con una inversión de 16,5 millones de euros, capacidad para 2.000 alumnos y una plantilla de 200 trabajadores, la Universidad Europea del Atlántico ultima todos los detalles para abrir sus puertas el próximo mes de septiembre. El proyecto, que llega de la mano de la Fundación Universitaria Iberoamericanca (Funiber), enriquecerá la oferta académica de la región con 14 nuevos grados, 16 másteres universitarios, dobles titulaciones y distintos títulos propios.

Del mismo modo, consciente de la importancia que para una universidad privada tiene lograr altos índices de inserción laboral entre sus alumnos, el actual equipo de Uneatlantico ya está desarrollando las herramientas con las que contará el Centro de Orientación e Inserción al Empleo (COIE), organismo encargado de asegurar a los estudiantes prácticas en empresas tanto en tercero como en cuarto curso –la ley exige que los alumnos hayan superado al menos el 50% de los créditos de la titulación para realizar estancias de este tipo–. Y no solo eso. Además, según asegura el rector de la entidad, la universidad irá de la mano del graduado también en el camino posterior a la carrera. “Ya tenemos muy avanzadas diversas negociaciones con asociaciones sectoriales, instituciones y empresas para que nuestros estudiantes puedan realizar prácticas, acuerdos que se harán públicos en próximas fechas. De hecho, estoy convencido de que cuando la primera hornada de matriculados llegue a tercero, ya tendremos, como mínimo, 1.000 convenios de este tipo”.

Actualmente, el periodo de preinscripción ya está abierto y, según se asegura desde el departamento de admisiones, la Universidad Europea del Atlántico ha recibido más de 700 solicitudes de información, además de hacer efectivas un buen número de ellas, unos resultados que el propio rector del centro califica como muy positivos y que animan a pensar en que no habrá problema para alcanzar esos 400 matriculados de cara al primer curso.

Para la consecución de este objetivo, la institución académica cuenta con varias herramientas adicionales. Por un lado, los alumnos podrán optar a las becas del Ministerio de Educación en las mismas condiciones que en cualquier otra universidad, las cuales se compatibilizarán con las ofertadas por la propia entidad: becas a la excelencia y al rendimiento deportivo, con las que se podrán costear hasta el 100% de los gastos académicos. Por otra parte, la universidad ha constituido, junto a Funiber, el Centro de Investigación y Tecnología Industrial de Cantabria (Citican), organismo que cuenta con una dotación fundacional de 2 millones de euros, a través del que se canalizará toda la investigación de la entidad. De hecho, los alumnos de la Escuela Politécnica de Uneatlantico podrán solicitar becas de colaboración para departamentos del centro o para proyectos concretos que se hayan puesto en marcha.

Leave a Reply